Una pareja ideal para el rey de Alicante

Texto y fotografías: Iza Swiecicka

La copa complementa al vino. Crea una pareja perfecta. Gracias a Juan Ferrer, sumiller y propietario de la vinoteca “Enópata” de Valencia, el fondillón tiene la suya propia para apreciar todas las sensaciones que permite descubrir este vino de Alicante a quien lo prueba. Pero para conseguirlo, hay que saber cómo funcionan los olores. “Los aromas son tremendamente físicos, son átomos  y partículas. Tienen una volatilidad específica y una forma de moverse concreta que va en función del giro de la Tierra. Sabiendo cómo se comportan, sabiendo cuales se quiere destacar y cuales eliminar, es sencillo diseñar una copa”, constata Ferrer.

La Bodega Alicantina Copa Fondillón 02

Para Juan Ferrer, la copa de Fondillón concentra los aromas del vino y, al igual que unos prismaticos, permite ver más allá

Los aromas del fondillón son muy densos y pesados, con estructuras atómicas grandes. Para apreciarlos, en el diseño de esta copa destacan dos cosas: la cintura muy abajo y una boca muy pequeña. “En el caso del fondillón, el alcohol tiene mucha importancia, por tanto si se baja la cintura de la copa y se aleja el vino de la nariz, se van a percibir todos las aromas persistentes que tiene”, asegura el diseñador. La boca pequeñita permite cerrar los efluvios, porque conforme la copa se va abriendo por arriba, se pierden matices y expresividad.

Olfativamente hablando, el fondillón necesita su copa para ser fondillón

Para reforzar las sensaciones olfativas, el diseño de la copa permite ponerla de manera horizontal. “La copa de fondillón es como unos prismáticos. Todos los aromas de los vinos que se introducen en ella son más grandes, más voluminosos y más fáciles de detectar”,  resalta el sumiller. Como destaca Ferrer, la copa para fondillón le permite  a este vino conseguir toda su expresividad. “Si el fondillón no se sirve en su copa, puede quedar muy lejos de la nariz y solo se podrá sacar algún aroma dulce, por ejemplo, de caramelo tostado. Habrá otras copas en las cuales el vino será demasiado agresivo y en otras quedará cohibido”, opina el enófilo sumiller. El fondillón necesita su copa para ser fondillón, olfativamente hablando claro.

La Bodega Alicantina Copa Fondillón 01

Juan Ferrer descorcha una botella de Fondillón junto a las copas de su creación.

Esta copa es la parte de una colección de 12 copas que ha sido diseñada por Juan Ferrer para le empresa eslovaca Rona. Entre ellas hay copas específicas para Syrah, Burdeos, Chardonnay, Pinot Noir, Tinto Fino y Jerez, entre otras.  La colección se denomina Senso y su nombre evoca al diseño sensual de la curva de las copas y al significado de esta palabra en italiano, sentido, tal y como deseaba su autor.  Su patrón es olfativo y permite sacar los mejores aromas a vinos y destilados.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: