Agustín C. Piqueres, autor de los comentarios de la exposición fotográfica Alicante The Food & Wine Graph: “Detrás de los textos hay muchas horas de trabajo”

La Bodega Alicantina Agustín C Piqueres 01

Texto y fotografías: Iza Święcicka

Agustín C. Piqueres (Alicante, 1965), es el autor de los comentarios que acompañan a las fotografías de diversos personajes del mundo gastronómico y vitivinícola de la provincia en la exposición de su amigo VCrown, y community manager de Bardisa. Tras su paso por Estados Unidos donde comenzó sus estudios universitarios, regresó a España. Tras cursar cuatro años de Derecho, lo dejó todo para trabajar en una empresa de seguros y finalmente montar un pub en la Rambla de Alicante, The Auld Dublin, que cerró en 2007 por la crisis. Seguidor de las redes sociales y de los vinos, este melómano y ecléctico lector, es un fiel creyente de la Monastrell como símbolo de identidad de la provincia en cuanto a vinos se refiere.

P: Parece usted una persona muy sensible y modesta.

Esto último es un poco negativo, pero me gusta. Estaba siempre en la sombra. Antes era el ‘primo’ de los hermanos Sellés, y ahora soy Agustín C. Piqueres, y además el primo. A mis padres les costó muchos años hacerme sensible. Pero el haber conocido otras culturas, estar en Estados Unidos, viajar mucho y haber regentado un pub en Alicante durante muchos años, te hace abrirte. Además, la lectura y la música son dos de mis pasiones que han fomentado este hecho.

P: Sus textos son muy poéticos, y se nota que conoce a las personas y que detalles resaltar de cada una ¿Qué conocimiento tiene al respecto?

R: Nunca he estudiado ni literatura, ni poesía oficialmente. Soy ecléctico en mis gustos literarios. Así, la novela gótica me fascina, Lord Byron es mi dios y  Oscar Wilde, su ministro. También me fascina Vargas Llosa pues, para mí, representa la literatura perfecta. Tiene la capacidad de crear belleza, al margen de sus ideales. Al leer, llega un momento en que me abstraigo y las palabras se transforman en música con una cadencia divina.

 Ninguna otra provincia tiene tanta riqueza gastronómica como Alicante.

P: Por su trabajo sigue mucho las redes sociales sobre gastronomía y, sin embargo, chocó con un fotógrafo alicantino como Vicente Corona ¿Cómo surgió esta amistad?

Aunque empecé tarde con las redes sociales, siempre que uno busca a la gente correcta se pueden aprender multitud de cosas con ellas. Por medio de una amiga llegué hasta Vicente. No sabía quién era, ni su edad, nada. Como me encanta la fotografía, me interesé por sus trabajos y comencé a comentarlos, no para alabar su belleza sino para transmitir lo que me inspiraban. Un día me sorprendí al ver unas fotografías de Alicante en Hogueras y le mandé un mensaje para saber si estaba en la ciudad. Como así era, quedamos a tomar un café.

P: Y se asociaron muy bien para la exposición…

Le comenté a mi primo Juan José Sellés que había un alicantino que hacía fotografías muy especiales, que captaban el alma de lo retratado. Entonces como prueba Vicente hizo el seguimiento de un acto que hubo para celebrar el hermanamiento entre Muga y Bardisa. De este modo, se empezó a plantear un proyecto que reuniría a las estrellas Michelín de la provincia. Pero aparte, Vicente y yo, teníamos un proyecto relacionado con el tema del vino para atraer americanos a esta zona para conocer nuestros vinos. Tras un tiempo se nos ocurrió fusionar estas ideas y de ahí surgió la exposición que se celebró en la Escuela de Catas de Alicante.

La Bodega Alicantina Agustín C Piqueres 03

P: Su papel en esta exposición fue doble puesto que, por un lado, aportó sus comentarios a las fotografías y, por otro, según reconoce Vicente Corona, su presencia al hacer los retratos permitió ver el alma de estos personajes.

Todo es producto de nuestra entrega. La gente puede pensar que lo hemos pasado estupendamente comiendo y bebiendo. Pero cuando volvíamos de las visitas estábamos agotados. Literalmente. Detrás de los textos y las fotografías, hay muchas horas de trabajo, de analizar el ambiente, el vino, el producto y, sobre todo, el alma. Gracias a esto, a través de la fotografía se puede decir quién es y cuál es su personalidad. De esta exposición han surgido verdaderas amistades.

P: ¿En qué temas se centraba cuando hablaba con los fotografiados?

De los que no conocía su historia, como Juan Carlos López de Lacalle, surgieron cosas increíbles. Me tuve que leer todo lo que pude sobre él y el hilo conductor de mi entrevista se basaba en mis conocimientos literarios, de cocineros y bodegueros. De esta manera, para cada protagonista, leía mucho sobre todo lo relacionado con él para tener información suficiente y poder hablar sin necesidad de forzar la máquina. La cuestión es que nos relajábamos tanto que la conversación fluía como si de íntimos se tratase.

El vino lo es todo: alimento, salud y alegría

P: El poner cara a los vinos y a los platos de la provincia, ¿ha cambiado su percepción de los mismos?

R: El hecho de que la gente del vino y la de la gastronomía son de mundos diferentes, aunque su trabajo converja, me ha reafirmado en que ninguna otra provincia tiene tanta riqueza gastronómica como Alicante. El problema es que no la asumimos. Hace poco tiempo un vasco me dijo que teníamos a los vascos como los dioses de la cocina porque en los bares de allí solo hay tapas, mientras que en los alicantinos se encuentran salazones, chacinería, quesos, pescados y verduras.

P: ¿Cuál es su percepción del vino de Alicante?

Siempre he sido defensor de la Monastrell, incluso cuando era vulgar lo que se hacía con ella. Históricamente ha sido un grandísimo vino y es el sello de identidad de mi provincia. Ahora todos están como locos con ella pero antes nadie la quería. En el Ródano se suele decir que la mezcla perfecta es la GSM (Garnacha, Syrah y Monastrell). De esas tres uvas, hay dos que son nuestras. El nombre de la Garnacha Tintorera es Alicante Bouschet. En La Rioja, se arrancó casi toda porque era una uva vulgar. Sin embargo aquí la usan Rafa Bernabé y otros bodegueros, con mucho éxito.

El lenguaje críptico de los sumilleres hace que las personas no pidan vino por miedo al ridículo.

P: ¿Qué opina de la relación entre los bodegueros?

R: No quiero culpar a nadie, pero en lugar de ir de la mano, van separados para ver quien pinta más. No creo que esto sea bueno.

P: ¿Por qué cree que en España el consumo de vino es tan bajo?

Hay varios factores que influyen pero, muchas veces, los sumilleres son un gran lastre para este mundo. Parece una contradicción, porque deberían fomentar el consumo y divulgar sus bondades para su disfrute. Incluso, cuando la gente de pie hace un curso de vinos y aprende cuatro nociones ya se siente por encima de la media. Los enólogos rechazan la creación de estos círculos cerrados con un lenguaje críptico. Las personas que quieren entrar en el mundo del vino cuando oyen esas cosas, no piden vino por miedo al ridículo.

P: Y, ¿cómo ha sido su relación con el vino?

R: Llegué a este mundo con los vinos en mis genes. A mi padre le encantaban y crecí con riojas clásicos como Viña Ardanza o Marqués de Riscal. Sin embargo, mi pensamiento ahora ha cambiado y soy pro americano. América es el presente y el futuro del vino. Las mejores críticas las hacen los americanos, al menos las más libres. Los sumilleres de allí actúan con la premisa de que la gente beba vino, sin parafernalias arcaicas. No tienen prejuicios, son de mentalidad abierta y están vírgenes en ese tema. En Europa, España y Alicante, todo es mucho más cerrado. A la gente le hablas de una cosa que no sea Rioja o Ribera, y te mira raro. Está todo como muy preestablecido.

La Bodega Alicantina Agustín C Piqueres 02

P: ¿Qué emociones saca de usted, el vino?

Aparte de un llanto en sentido stendhaliano, de emociones sublimadas, para mí el vino lo es todo, es parte de nuestra cultura, modela el paisaje y a la gente. Marca el discurrir de la vida. Es alimento, salud y alegría.

P: ¿Qué futuro le augura a la Escuela de Catas?

R: Todavía no ha empezado a conocerse bien en la provincia. De hecho, tiene más repercusión fuera que dentro. Debe convertirse en un centro neurálgico del mundo de la gastronomía y de la cultura del vino, en la provincia. No obstante, a raíz de estas últimas acciones está mucho mejor posicionada, pero me gustaría que estuviese mucho más y en esa labor estamos involucrados en cuerpo y alma. Estéticamente las instalaciones están perfectas, en disposición de aportar todo lo necesario.

P: Siempre con el móvil…

Es mi herramienta de trabajo. Antes era un poco anti tecnología, pero me he dado cuenta de lo mucho que ayuda. Me sigo maravillando como un niño por la cantidad de cosas que hoy en día te deja hacer un Smartphone tipo tableta. Estos dispositivos dan mucha libertad. El problema son las baterías.

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Interesante . Aprendo algo con cada web todos los días. Siempre es estimulante poder leer el contenido de otros bloggers. Me gustaría usar algo de tu articulo en mi web, naturalmente dejare un enlace , si me lo permites. Gracias por compartir.

    Responder
    • Revista La Bodega Alicantina

       /  16 marzo, 2014

      Muchas gracias. No hay ningún problema en que uses algo del artículo siempre que dejes constancia de la fuente, o lo enlaces. Saludos.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: