Celler la Muntanya en Tiza y Flor, un compromiso ético presente basado en el pasado pero mirando hacia el futuro

La Bodega Alicantina Celler la Muntanya Tiza y Flor 05

Texto y fotografías: Iza Święcicka

El vino tiene una serie elementos que no tienen otros productos. “No hay clubs de tomatófilos”, bromeaba Juan Cascant, uno de los bodegueros del Celler la Muntanya de Muro de Alcoy (Alicante), durante una cata presentación en la vinoteca Tiza y Flor de Pedro Ruiz Belda en Alicante. Como apuntaba Cascant, este valor añadido tiene que devolverse a la sociedad. Por esta causa nació el proyecto Microvinya, que se lleva a cabo desde la bodega y que comprende la importancia de cinco elementos: el productor tiene que ganar lo justo, el respeto por la tierra y las variedades autóctonas, la rentabilidad social, el vínculo a la cultura del territorio, y la educación.

Con una persona se pierde un mundo, por eso Juan Cascant destacó la importancia de la utilización de los conocimientos de las personas jubiladas. La iniciativa les brinda a ésas, sobre todo a los agricultores, la posibilidad de compartir sus conocimientos durante las ponencias en los centros educativos. “Plantamos viñedo en los institutos y los agricultores explican a los alumnos cómo funcionan las plantas que tenían en marcha toda la vida”, explicó el bodeguero. Por ese mismo motivo se puso en marcha el curso de Microvinya, que es una herramienta para el desarrollo rural, porque como matizó Cascant, “no todo el mundo puede vivir en Alicante o en Valencia”.

La Bodega Alicantina Juan Cascant pii 01

Las iniciativas del Celler la Muntanya miran el pasado, atienden el presente, pero no se olvidan del futuro. Es una iniciativa que apuesta por la calidad en la vida humana. Por el derecho al aire limpio, al contacto con la naturaleza, no a través de los documentales de La 2 o de parques que la imitan, sino de manera presencial, por una digna recompensa por el trabajo y, en esencia, por la humanidad. Un compromiso ético muy difícil en un mundo cosido por la globalización, la industrialización y la multitud, donde se pierde la excepcionalidad, no solo de los sitios, sino también de los productos y sobre todo de las personas.

La cata

Se cataron seis referencias de la bodega: tres vinos tintos Paquito el Chocolatero, Celler la Muntanya y Almoroig, dos blancos Lliure Albir y Albir, y un blanco dulce Dolç 2010.

La Bodega Alicantina Celler la Muntanya 02

En esta ocasión ha sido Juan Cascant y hace un mes, en Tiza y Flor, Alberto Pedrón Pardo, propietario y enólogo de la bodega Sentencia de Utiel-Requena, presentó sus vinos. Gracias a esta iniciativa de Pedro Ruiz Belda, el público tiene la oportunidad de poner cara a los vinos y profundizar en los procesos de su elaboración, de primera mano.

GALERÍA DE IMÁGENES

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: