Rafael Poveda Bernabé, enólogo de bodegas Salvador Poveda: “El Riesling de Monóvar es en un 99 por ciento el mismo que Marco Aurelio llevó a Colonia hace 2.000 años” (Parte I)

La Bodega Alicantina Rafael Poveda 01

Texto: Iza Święcicka; Fotografías: J.V. Rodríguez

Rafael Poveda Bernabé (Monóvar, 1958) es enólogo en las bodegas Salvador Poveda con casi 100 años de tradición. Comenzó sus estudios en la Escuela de Enología de Madrid en septiembre de 1975, y como recuerda “en noviembre murió Franco y viví unos años apasionantes, el fin de la dictadura y la llegada de la democracia”. Es precursor de la plantación de Riesling en Alicante y de la elaboración del vino de esta variedad, una de las referencias más emblemáticas de la bodega, junto a Toscar, Borrasca o Fondillón. Además, es una persona polifacética: historiador, fotógrafo, articulista y colaborador de Radio Nacional de España en el programa “La bañera de Ulises”. Todas sus actividades se centran en difundir sus pasiones, entre las cuales predomina el vino.

P: ¿Por qué estudió enología?

Mi padre y mi hermano eran enólogos. El primero se licenció en Requena en 1946, recién finalizada la II Guerra Mundial y mi hermano lo hizo en Madrid. Además, mi abuelo poseía una gran cultura enológica por lo que viví en un ambiente de bodega y de vinos. Con 18 años, acabado el instituto, me fui a Madrid a estudiar enología. Lo viví con una pasión tremenda.

P: ¿Cómo recuerda su carrera en la Escuela de Enología?

Evidentemente hacíamos vino y teníamos hasta máquina de embotellar. También  estudié vinagrería, cervecería y licorería vínica, realizando prácticas en una fábrica de vinagre de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), en la fábrica de San Miguel en Lleida y en una fábrica de Chinchón (Madrid), respectivamente. En definitiva, creo que tuve una buena formación general.

P: ¿Y los veranos?

Mi padre siempre me enviaba a donde pudiera aprender cosas que estuvieran relacionadas con la carrera como bodegas y licorerías. En aquella época hubiera preferido quedarme en Monóvar persiguiendo a las chicas, pero siempre me quedaba agosto para ello, a pesar de que trabajaba en la bodega.

P: ¿Cómo surgió su fascinación por la Riesling?

Cuando acabé la carrera, me planteé hacer tesina previa a la tesis. Mi padre era un gran aficionado a la música clásica, por lo que viajaba a menudo a Centroeuropa para asistir a conciertos. Siempre que iba traía una botella de vino ya fuera Tokay, Riesling o Gewürtraminer. Le gustaban mucho los blancos y los ponderaba a menudo. En concreto el Riesling era una lección del curso de viticultura y una lección del curso de enología de la cual mis compañeros y profesores conocían muy poco.

La Bodega Alicantina Rafael Poveda 03

P: Entonces decidió hacer un estudio sobre la Riesling en Alicante.

En realidad lo hice sobre las variedades del Rin y el Mosel, lugares muy húmedos, en un clima predesértico como el de la provincia. Mi padre me envió a Colonia (Alemania) a comprar las plantas. Me acompañó un bodeguero llamado Jacob Trenz que tenía una bodega en el Rin. Compré Riesling Kabinett, Muller Thurgau, Silvaner, Gewürztraminer, Sauvignon Blanc y las planté en una finca cercana a Monóvar, en 1979. Era como una plantación experimental con 25 plantas de cada variedad regadas por goteo que fabricaba con mangueras muy pequeñas.

P: ¿Cómo se adaptaron estas variedades de uva?

Observando su evolución me di cuenta de que la Riesling era con diferencia la más potente de todas. Tenía un gran carácter vegetativo que le permitía desarrollarse con gran insolación siempre que tuviese agua en la raíz. Todos los vinos que hacía, no tenían nada que ver con los centroeuropeos por un factor muy importante, la botritis cinérea.

El que te gusten más o menos los vinos de variedades fornáneas en Alicante, es algo muy personal.

P: ¿Podría explicar qué es?

Es un hongo que se deposita encima del grano secuestrando el agua  por lo que aumenta el contenido en azúcar de la uva. En castellano se conoce como podredumbre noble o gris. Pero la cinérea se desarrolla en valles donde hay humedad como los del Rin, Mosel, Tokaji y en Burdeos. Como en Alicante hay mucha insolación la uva no sufre el ataque de la botritis por lo que hacía mis vinos con uvas sanas. Tanto el Sauternes que se elabora con la variedad Sémillon, y los grandes Riesling y Tokay, son vinos que provienen de uvas enfermas, pero eso no significa que sean malos.

P:¿Cómo influye la falta de botritis cinérea en estas uvas?

Cuando a los 3 años de estar plantadas hice vino, me salieron secos y no dulces aunque dejaba que maduraran y fermentaran hasta el final. El Riesling en especial, era extraordinario porque salía muy vigoroso y potente, con un aroma y un color, fantástico.

P: Entonces apostó por su cultivo.

Un amigo de Pinoso quería plantar algo raro y le recomendé la Riesling, avisándole que necesitaría un riego potente. Otras personas a las que se la recomendé incluso regaban por inundación. Muchos agricultores pusieron Riesling. Junto a la bodega hay 3 hectáreas de plantadas. Y lo cierto es que el Riesling cuando está bien hecho es fantástico.

RieslingP: ¿Qué opina del Riesling de este año?

Está genial, porque llovió bastante en primavera para que la cepa tomase agua y se pusiera vigorosa. En verano hubo una insolación adecuada con mucho sol y calor. Y el otoño fue seco con lo que la uva no se estropeó. Perfecto para hacer buen vino.

P: ¿Cómo se elabora un Riesling?

Este vino debe embotellarse fresco, ácido y joven, recién hecho. Requiere un tiempo en depósito de acero inoxidable con frio a 4º C para que no se modifique y se quede con un color blanco pálido. No se busca una evolución como en el tinto. Hacer Riesling es más fácil que un tinto, sin embargo el riesgo de que se te estropee es más alto. Pero hoy en día con la tecnología, la higiene y los conocimientos adecuados, esto no ocurre. Antes el vino blanco se oxidaba, se volvía ocre y se acetificaba convirtiéndose en vinagre.

P: ¿Cómo salió su tesina?

Trabajaba sobre mis notas, sacando conclusiones de porqué unas uvas iban mejor que otras. Unas eran muy delicadas y a la más mínima se estropeaban. Otras como la Riesling y la Sauvignon Blanc eran más resistentes. En el verano de 1979, cuando el trabajo estuvo hecho, defendí mi tesina en Dijon (Francia) en el marco de hubo un congreso donde acudieron enólogos de todo el mundo. En ese foro intercambiábamos información para el enriquecimiento mutuo. A partir de entonces me puse a producir Riesling.

P: ¿En qué cantidad?

Empecé por 10.000 botellas y cada año aumentaba la producción. Desde el principio tuvo una gran aceptación. Me di cuenta que la gente quería un vino blanco seco, ácido, fresco y poco alcohólico, para beber frio alegremente con marisco, sin emborracharse. Cuando llega el verano, se vende todo. Este año hemos producido 75.000 botellas.

El Riesling en Alicante es exótico, pero menos de lo que la gente cree.

P: ¿Cómo salieron otras uvas de su plantación experimental?

La siguiente uva que tuvo éxito de mi experimento fue la Sauvignon Blanc. Pero no le di mucho seguimiento porque en ese momento se estaba plantando ya en España y además, en Rueda, el verdejo es lo mismo e iba a competir con gente que ya tenía experiencia en esa variedad. Por eso decidí centrarme en la Riesling ya que me diferenciaba del resto.

P: Ahora en Alicante se plantan muchas variedades de uva ¿A qué se debe?

Se ha demostrado que todas las uvas del mundo, con goteo, se pueden cultivar en cualquier parte y Alicante tiene un clima perfecto para el cultivo de la vid. Las uvas más raras del mundo se pueden hacer aquí, siempre que tengan agua. Muchos agricultores han plantado distintas variedades como Viogner, Malbec, Tanat, y todas funcionan. El que te gusten más o menos sus vinos es algo muy personal. Se puede compensar la falta de lluvia con riego, pero la falta de sol es imposible. Por eso tengo mi propia teoría sobre este asunto.

la foto(1)

El nuevo etiquetado de las diversas elaboraciones de Toscar será presentado en breve por la bodega. / Rafael Poveda

P: ¿Cuál es?

Estoy convencido de que las variedades del Rin, son uvas del norte de África y del sur de Europa, que los romanos llevaron con ellos para plantarlas junto a olivos, conforme conquistaban  Germania, Galia y Bretaña. El vino y el aceite eran dos pilares de su civilización, de su cultura. Necesitaban estas dos cosas para sobrevivir. El trigo no era problema porque existía en Centroeuropa. Entonces, conforme subían hacia el norte se dieron cuenta de que, al plantar el olivo, éste  funcionaba hasta Brussels (Bruselas) y que el límite de plantación de la vid era Lugduni (Londres) y Kohl (Colonia), más al norte no se podía cultivar. De todas las variedades milenarias de uva que se llevaron de Italia y Sicilia y las zonas de ocupación del Imperio Romano en el norte de África, se dieron cuenta de que había unas que funcionaban mejor y éstas fueron las que prosperaron. Pasaron los siglos y la uva comenzó a denominarse con el nombre del lugar donde estaba plantada. No en vano Riesling es un antiguo topónimo que proviene  del vocablo indogermánico que designaba a la uva del Rin.

P: Entonces, se podría decir que la Riesling ha vuelto a su casa.

Cuando, dos milenios después, uno coge esa uva y la vuelve a plantar en su sitio original, funciona. Para el código genético de una planta, dos milenos es como un instante y la transformación que puede suponer es muy pequeña. El Riesling de Monóvar es en un 99 por ciento la misma planta que Marco Aurelio se llevó a Colonia hace 2000 años. La gente, con cierta lógica, se pregunta cómo puede ser que una cepa alemana vaya bien en Alicante. Pero claro, son cepas del Mediterráneo que se trasladaron a Centroeuropa y se adaptaron. Todo esto está muy bien porque demuestra que la vid tiene una longitud y latitud.

Los vinos de la bodega han ido evolucionando en función de la demanda del mercado.

P: ¿Dónde están sus límites?

Al norte, Colonia y al sur, Marrakech. En las zonas monzónicas no puede haber viñedos por su clima que complica mucho su cuidado. En todo occidente se puede tener vino, desde la frontera con China hasta toda la vieja Europa. En el Caribe no puedes tenerlo y en el África negra tampoco. Tienes que llegar a Sudáfrica para poder tener de nuevo uva. También en Australia y Nueva Zelanda. Y en América, el cono sur argentino y Chile son lugares perfectos pero también México y California, hasta Niagara en Cánada, donde se elaboran los ice wines.  Entonces, el Riesling en Alicante es exótico, pero menos de lo que la gente cree.

P: Después de elaborar la tesina se incorporó a la bodega ¿Cómo ha cambiado ésta con el tiempo?

Cuando me incorporé vendíamos mucho vino a granel en barriles azules. El vino salía sin etiqueta ni nada, solo volumen. Aunque, también embotellábamos y etiquetábamos algo a mano. Con el tiempo disminuyó el granel y creció el embotellado. España se iba modernizando. En 1986 sacamos un Viña Vermeta reserva, el primer vino de reserva de Alicante. A éste, le siguió el crianza. Y hasta hoy hemos ido incorporando múltiples referencias hasta conformar la oferta actual.

La Bodega Alicantina Rafael Poveda 02

Diversas etiquetas de la bodega Salvador Poveda de finales de los años 80 y principios de los 90.

P: ¿Y la exportación?

A finales de los 80 exportábamos, un dos por cien de la producción y en 1991 esa cifra alcanzaba el diez por cien. La entrada de España en la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1986 fue un gran avance y ayudo a que se saliera a los mercados exteriores. Porque antes había que rellenar un formulario, ir a Alicante, hacer cola en la puerta de la Oficina de Exportación de Alicante, para que al final te lo sellasen.. Posteriormente se llamaba por teléfono a los inspectores de la Aduana y venían, cuando podían para autorizar su salida. Se pagaba unos impuestos y, por fin se llamaba al transportista. Era costoso, complicado y tedioso.

P: Y ¿cómo cambió eso con la entrada a la CEE?

Si llamaba un cliente, preparabas la documentación en la bodega y el vino salía rápidamente a su destino. No había que pedir permiso para exportar. Se empezó a crecer mucho y cada año que pasaba doblábamos la exportación. Empezamos a vender vino en Holanda, Alemania, Reino Unido, Francia. Muchas veces, los propios importadores pedían el vino. Los alemanes veían el vino en Holanda y lo pedían, y los austriacos lo veían en Alemania y lo mismo y así como una cadena. Además, comenzó a haber sistemas de información como el Telex y el Fax que lo agilizaron todo. La llegada de internet a mediados de los 90 ya sí que fue fantástica.

En el mundo del vino las modas son de ciclo  largo.

P: En 2007 cambiaron la ubicación de su bodega.

Estábamos en el centro de Monóvar, rodeados de casas y coches con lo que trabajar se hacía complicado. A finales de 2005 empezamos a construir la actual bodega cerca de los viñedos. Pero el origen de la empresa está en el pueblo donde empezó mi bisabuelo en 1919. A continuación mi abuelo empezó a vender vino y a poner su marca en la barrica. Se vendía vino a los vecinos y también venía mucha gente en carro a comprar.

P: ¿Cómo han evolucionado los vinos de la bodega en este recorrido?

Han ido evolucionando a partir de la propia demanda. Por un lado, están tus vinos pero luego hay clientes que piden cosas en particular. Nosotros las hacemos para vender, adaptándonos al mercado exterior. Hay años en que la gente quiere más blancos, o más rosados, o tintos jóvenes. Ahora mismo vuelven los vinos tipo Burdeos con un buen balance. Y las bodegas tienen que seguir las corrientes que les marcan sus mercados. El problema es que no se puede modificar el vino como un zapato. Se necesitan uno o dos años para hacerlo, por lo que en el vino las modas son de ciclo  largo y duran unos diez años.

La Bodega Alicantina Rafael Poveda 04

Las visitas a la bodega nunca se marchan sin probar un Fondillón que Rafael sirve con una venencia de caña.

P: También han apostado por el enoturismo ¿Por qué?

Cuando fui a Escocia a trabajar en una fábrica de whisky, el primer día que llegué vino un autocar de turistas a ver las instalaciones y comprar. Me quedé sorprendido pero vi que era una práctica más de promoción, una forma muy interesante de tener más ingresos y ayudar a la economía de la empresa haciendo ese tipo de actividades. Cada año aumenta el número de visitantes porque se retroalimenta a sí mismo.

P: Además de visitar las instalaciones de la bodega, gracias a la exposición del museo se puede profundizar en la historia vitivinícola de la zona.

El museo no existía en la anterior bodega. Entre mi hermano y yo hemos recopilado una colección de cosas antiguas interesantes pero no pretende ser más que una colección de recuerdos.

El enoturismo es una forma  interesante de tener más ingresos que ayudan a la economía de la bodega.

P: Y ¿quiénes son los enoturistas?

Los visitantes que más vienen son extranjeros residentes en la provincia.  Pero también vienen turistas escandinavos, británicos y alemanes.

P: Mucha gente de la provincia desconoce los vinos de Alicante ¿Dónde se ha perdido la costumbre de beber vinos de la tierra?

No es que se haya perdido, es que nunca la hubo. Se pasó del vino a granel a beber embotellados y además, mayoritariamente, nuestros vinos se exportaban. Los alicantinos casi siempre bebían cerveza y al comenzar a beber vino, bebían Rioja básicamente. La gente de aquí tiene un gran complejo de inferioridad respecto de sus vinos, al igual que de otras cosas propias de su cultura, como la lengua. Parece que lo de fuera siempre era mejor. Preferían beber un mal Rioja a un buen Alicante. Es algo que pasa en muchos sitios de España, no solo aquí.

P: ¿Qué planes de futuro tienen?

A partir de abril vamos a tener un relanzamiento fuerte con mucha presencia en el mercado y en los distribuidores. Sin abandonar la exportación, queremos volver al mercado interior. Creemos que hay un segmento de la restauración media-alta, que está demandando nuestros vinos. El problema era que lo vendíamos todo en China, India, Japón y Estados Unidos. Pero, aparte de nuestros vinos, vamos a tener más productos como algún licor y vinos de otros lugares con nuestra marca. Y mi sobrino Salvador [Poveda] está liderando esta campaña. Es la generación que me sigue a mí y quiero que la imagen de la bodega sea él.

Anuncios
Deja un comentario

4 comentarios

  1. Emilio Soler Pascual

     /  12 marzo, 2014

    Una entrevista excelente

    Responder
  2. Eugenia

     /  13 marzo, 2014

    gran comunicador…Mucha suerte

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: