La Monastrell, ¿en vaso o en espaldera?

La Bodega Alicantina Vaso o Espaldera 01

Texto: Iza Święcicka

Según el viticultor y enólogo de la bodega Chapó Wines Sèbastién Boudon, a la variedad Monastrell le sienta mejor la forma tradicional de plantación en vaso (las vides están al nivel del suelo o a una pequeña altura) que la espaldera (una forma de conducción de las vides provista de un sistema de empalizamiento).

El enólogo subraya que no se sabe exactamente el porqué, pero que muchos bodegueros están de acuerdo con esta opinión. Como uno de los ejemplos que favorecen la plantación de la Monastrell en vaso, Boudon apunta que durante los veranos los racimos tienen mejor protección al soleado que la espaldera. “El vaso es como el sombrero que se pone a la uva”, bromea Sèbastién Boudon.

“En Burdeos o en Rioja, cuando llegamos al principio de septiembre, tenemos que despampanar las plantas, para que el racimo vea el sol, algo importante para tener más color y más azúcar, cosa que aquí no se hace porque el sol es violento y si se quitan las hojas la uva se quema o se pasifica”, de este modo el enólogo explica otra de las ventajas del vaso para la variedad Monastrell.

A la hora de cultivar la Monastrell en vaso o en espaldera influye la zona donde está plantado el viñedo, comenta Rafael Poveda, enólogo de la bodega Salvador Poveda en Monóvar. La Monastrell es una cepa que necesita inclinación, insolación, ausencia de humedad y rusticidad. “Cuando está en un medio muy húmedo, te engaña los primeros años, porque da mucha producción, pero después se muere, por no ser una vid concebida para ello”, destaca Poveda.

Los factores determinantes para la elección son  el terreno, la edad del viñedo y la carga de uva deseada.

Además, “en los hondones, donde la humedad se queda más tiempo, si se planta en espaldera, donde las plantas están más juntas y hay más sombras entre las ellas, la Monastrell se siente mal. Por eso los nuevos bodegueros, que ya tienen experiencia intentan no ubicar la Monastrell en lugares húmedos ni umbríos, sino que buscan solanas e inclinación para que el agua se escurra”, concluye Rafael Poveda.

Para Andrés Carull, enólogo de las bodegas Vinessens, no es que la Monastrell funcione mejor en vaso o en espaldera, sino que se deben tener en cuenta dos factores determinantes en cuanto a este tema: la edad del viñedo y la carga de uva que tenga cada planta. “Es cierto que los grandes vinos de Monastrell hoy en día están saliendo de viñas plantadas en vaso, pero la razón principal es porque la mayoría de espalderas de Monastrell no tienen más de 20 años. Es mucho más fácil encontrar cepas viejas de Monastrell plantadas en vaso que en espaldera”, destaca Carull.

Otro factor determinante es el concepto que tiene el viticultor de plantar en espaldera para poder obtener mucha más producción por cepa. “Si utilizamos una espaldera correctamente, tenemos muchas más herramientas para poder actuar sobre la planta y obtener una uva de mayor calidad. Por ejemplo la espaldera permite orientar el viñedo de forma que esté protegido de la fuerte insolación estival, aprovechando la sombra de la fila delantera para sombrear los racimos”, destaca el enólogo de la bodega Vinessens.

La espaldera  permite aumentar el rendimiento por hectárea disminuyéndolo por planta para incrementar la calidad del vino.

En cuanto a otras ventajas de la espaldera Carull matiza que esta permite recoger la vegetación con alambres para que haya una mayor aireación e insolación o todo lo contrario, según el objetivo deseado. La espaldera también permite utilizar riego localizado, que puede ser usado de manera racional y únicamente para que la planta desarrolle correctamente sus funciones metabólicas, es decir, para que la planta viva y trabaje, y no para engordar los racimos, algo fundamental sobre todo en períodos de sequía estival.

Además con la espaldera, se puede aumentar el rendimiento por hectárea disminuyendo el rendimiento por planta, lo que permite aumentar la calidad de los vinos. “Si en una hectárea plantada en vaso tienes 1.500 plantas por ejemplo y sacas 3.000 kilogramos, quiere decir que cada planta tenía dos. En cambio en una hectárea plantada en espaldera tienes 3.000 plantas y obtienes 3.000 kg, por lo que cada planta tiene la mitad de uva y al final se obtiene la misma cantidad, pero de mayor calidad”, concluye Andrés Carull.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s