La Monastrell y la filoxera

Imagen de la filoxera durante su ciclo radicícola / excelsiorwineblog-wordpress-com
Imagen de la filoxera durante su ciclo radicícola / excelsiorwineblog-wordpress-com
Texto: Iza Święcicka

Hasta finales del siglo XIX toda la vid en Europa se cultivaba directamente en el suelo, sin injertar. Pero en la década de 1870 vino desde Estados Unidos la filoxera, un insecto que ataca a la vitis vínifera, y que destruyó toda la viticultura europea. El injertar la vid fue la solución que encontraron los viticultores europeos ante el hecho de que la plaga estaba matando todas las viñas europeas.

“Los franceses estudiaron la plaga y vieron que se comía las raíces. Averiguaron que en Estados Unidos había vides inmunes a ese ataque. Entonces trajeron vides de allí, injertaron las de aquí y vieron que la combinación funcionaba”, explica Adrián Martínez Cutillas, director e investigador del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA).

Pero gracias a que en zonas muy secas y suelos muy pedregosos la filoxera no progresa, se quedaron pequeños reductos de Monastrell que no se vieron afectados por la plaga. “Cuando después se vio que la única opción para levantar el viñedo era llevar las vides americanas y sobre ellas injertar la vid europea, el viticultor usó esta Monastrell para injertarla sobre la vid americana”, explica Encarna Gómez Plaza, catedrática de Tecnología de Alimentos, Nutrición y Bromatología de la Universidad de Murcia.

Difusión de la Filoxera en Europa entre 1868 y 1920 / blancolexitimo.wordpress.com
Difusión de la Filoxera en Europa entre 1868 y 1920 / blancolexitimo.wordpress.com

Es por ello que hoy en día una planta de vid es una combinación de dos: la variedad y el píe o patrón resistente a la filoxera, donde se injerta a la primera. Actualmente los tres pies más utilizados para el injertar la Monastrell son el R110, el 41B y el 161-49, porque los suelos de la zona son muy calizos y esos patrones resisten los contenidos de caliza crecientes.

Además, aun es posible encontrar cepas muy viejas de Monastrell sin injertar. “En algunos vinos se puede leer en las etiquetas que son de cepas viejas de pie franco. Estas  palabras indican que se trata del sarmiento directo de la variedad en el suelo, sin injertar”, explica el director del IMIDA.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s