María José Jover Soro, gerente de la Ruta del Vino Alicante: “Es más fácil promocionar un destino, un conjunto de empresas y un territorio, que ir uno por sí solo” (Parte II)

 

LBA María José Jover Soro 04
Texto: Iza Święcicka; Fotografías: Iza Święcicka y J.V. Rodríguez

La pinosera de pura cepa cosecha de 1982 María José Jover Soro es diplomada y graduada en Turismo en la Universidad de Alicante. Además, tiene un Máster en Desarrollo Local por la misma universidad y otro de Protocolo en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Apuesta por la formación permanente, porque, como destaca, el turismo está en continua evolución. “La demanda y la oferta cambian, y cada vez el turista es más exigente. Por eso, el profesional tiene que estar ahí para dirigir el trabajo”, apunta María José. Desde 2013 dirige la Ruta del Vino de Alicante (RVA), la cual acaba de incorporarse a las Rutas del Vino de España.

P: Alicante tiene turismo, pero ¿cómo se afronta el reto de desplazar al turista hacia el interior?

Para eso queríamos estar certificados y tener una carta de presentación para negociar con los tour operadores de la costa y conseguir un net working con ellos. También, dentro de la ruta, tenemos una agencia que trabaja internamente para captar a los turistas. Pero, la RVA está muy dispersa y no se puede conocer en un día. Desde la zona de Elche hasta el Alto Vinalopó, pasando por el Medio, damos el salto a las comarcas de La Marina Alta y Baixa. Y cada una va a tener un tipo de público.

Abrir la puerta de tu casa es dar confianza al consumidor final.

P: Y ¿cuál es ese público zonal?

En La Marina Alta, por lo que nos dicen los empresarios, su mejor segmento de demanda está en la zona sur de Valencia, la costa y un poco de Albacete. Pero en el Vinalopó estamos más cerca de la región de Murcia y Albacete y de esa forma se suple la demanda interior porque esa gente no viene de la costa. En este sentido, durante la asamblea de ACEVIN hablamos con presidentes y gerentes de las rutas del vino de Yecla, Jumilla y Utiel-Requena para, en conjunto, promocionar el Levante español. Ahora es algo que debe materializarse con trabajo.

La Bodega Alicantina Vinouvelle 2014 04
María Jose es una apasionada de los vinos tintos elaborados con Monastrell. /LBA

P: ¿A qué se debe este comportamiento tan cooperativo?

Es natural. En las asambleas y en el Comité de Gestión de Rutas se exponen los problemas de cada uno. Las rutas están abiertas a muchos sectores y, en ocasiones, no se sabe donde por ejemplo donde incluir a empresas más peculiares. Por ejemplo, en la actualidad, la RVA tiene una almazara de aceite porque el aceite y el vino son ancestrales, y viene muy bien diversificar la ruta. Cuando hablamos entre rutas, la gente no se calla las cosas por miedo a que les copien, sino todo lo contrario. Si uno gana, ganamos todos.

P: Pero muchos turistas se marchan de Alicante sin saber que es tierra de vinos.

Está habiendo un cambio de mentalidad por el cual las bodegas de la DO Alicante apostaron por embotellar el vino. Hasta hace años se vendía mucho a granel, y a pesar de tener buena venta, fue un error a nivel de imagen, de promoción y de llegar al consumidor final. Si no se embotellaba, era difícil introducirlo en la hostelería. Además, el CRDO ha dado un vuelco y ha organizado eventos como Winecanting o el fomentar que en la ciudad de Alicante se trabaje por crear una carta de vinos homogénea en los restaurantes, donde las primeras referencias sean de Alicante. Es un proceso que lleva tiempo, pero ya se ven resultados.

Conseguir una interacción que da paso al boca a boca, es lo que mejor funciona.

P: ¿Por qué la marca Alicante no tiene tanta presencia como Somontano, Ribera o Rioja?

El problema estriba en el sistema hostelero, donde se ha implantado el Rioja o el Ribera del Duero. He intentado muchas veces que la gente, para quitarse el perjuicio de los vinos de Alicante, haga una cata a ciegas, sin saber marca, ni que bodega es, ni cuánto ha costado. Muchas veces nos dejamos influir por estos conceptos y no damos oportunidades a otros vinos. Las rutas de Rioja Alavesa, Ribera del Duero, Somontano, Rias Baixas o Jerez de la Frontera, ya tienen marca por sí solas. Llevan trabajando mucho tiempo y las administraciones focalizan todo el esfuerzo en el vino. Alicante tiene un abanico muy amplio de posibilidades y debe apostar por todo.

P: La tendencia enoturística en la provincia está al alza.

Así es. Cuando hicimos la auditoria de la certificación fuimos viendo datos de los primeros tres meses y la comparativa creció de un año al otro. Los datos del último semestre de 2013 eran unas 23.300 visitas. Pero no son datos reales porque muchas bodegas no contabilizaban. Este año, con todo regulado, se obtendrán estadísticas más fiables. Todas las bodegas coinciden en que un porcentaje de venta entorno al 15-20 por ciento es gracias a la visita a bodega y la venta directa que allí se realiza. Ese vino que no pasa por ningún intermediario, es un beneficio directo para la bodega.

La Ruta del Vino de Alicante estuvo también presente en la Feria contando con la presencia de su gerente María José Jover Soro.
La Ruta del Vino de Alicante esta presente en la mayoria de eventos relacionados con el vino de la provincia contando con la presencia de su gerente María José Jover Soro. /LBA

P: Además de estas ventas, ¿qué otras ventajas obtienen las bodegas del enoturismo?

Abrir la puerta de tu casa es dar confianza al consumidor final. El trato cercano con la persona que elabora un vino, no se paga con dinero. La bodega puede crear otro tipo de experiencias ya que cada una hace el vino de una manera y tenemos vinos blancos, rosados, tintos y dulces. En general, se está dando la oportunidad a la gente de involucrarse con la bodega. Los principales beneficios de todo esto son crear la marca ruta del vino y conseguir una interacción que da paso al boca a boca, que es lo que mejor funciona.

P: ¿Cuál es el perfil de los enoturistas en Alicante?

Tenemos de todo. De las encuestas que elaboramos semestralmente, la cantidad de turistas extranjeros es muy elevada y, sobre todo, hay un segmento de demanda muy emergente del turista ruso. Desde Benissa hasta Alfaz del Pí, los principales clientes son franceses y alemanes, que están en la costa de vacaciones o son residentes. Pero con la ruta empieza a desaparecer el desconocimiento que había bodegas que se podían visitar. También hay mucho enoturista nacional. En base a datos de las bodegas y los alojamientos, se trata de un turismo de proximidad entre Valencia, Albacete, Murcia y el sur de Andalucía, estos tres últimos sobre todo en el Vinalopó.

El trato cercano con la persona que elabora un vino, no se paga con dinero.

P: ¿Cómo comenzó su aventura con el mundo el vino?

Desde niña he tenido la posibilidad de conocer de primera mano que es “ir a vendimiar” porque mi familia ha sido y es viticultora. Acababa el día destrozada, pero después veía la satisfacción del producto final. El hecho de ver que, años atrás se ha fomentado el arranque del viñedo, y ver que mi familia iba contracorriente, me marcó. También, el vino es gastronomía y lo que vincula con él, y ahora con el paso de los años lo he conseguido entender, puesto que para merendar me daban pan hecho en casa, vino de la campaña y azúcar. Además, soy una apasionada del paisaje y ver el cambio de color en un viñedo de verano a otoño, es una experiencia única. La gente de alrededor se dio cuenta de que teníamos un territorio que se podía promocionar y apoyaron el proyecto.

LBA María José Jover Soro 05P: ¿Cuáles son sus vinos preferidos?

Soy mucho de tintos. Cualquiera que lleve Monastrell me va a gustar. También he probado vinos de Petit Verdot que me han sorprendido muchísimo. Con esta variedad en Alicante se están haciendo muchos experimentos que han salido muy bien. También está la Merlot y la Garnacha, pero yo creo que como la base de Monastrell, pocos vinos se pueden encontrar. En Alicante, sin esa variedad, no tendríamos el Fondillón.

P: A la hora de viajar como enoturista, ¿cuáles son sus destinos predilectos?

Me gusta mucho y a raíz de conocer más en profundidad las rutas del vino he disfrutado mucho más de experiencias reales. Cuando un destino enoturístico hace que no lo olvides dice mucho de él. Me gustaría que la gente cuando venga a Alicante se lleve la misma sensación que yo, como turista percibo. Conozco Rias Baixas, Rioja Alavesa, Jerez, Ribera del Guadiana, Penedés y Utiel-Requena. Y lo que más me gusta es beber el vino de la tierra en los destinos a los que voy.

P: ¿Ha sido enoturista en el extranjero?

Solo conozco una bodega en Sicilia. Me gustaría mucho viajar a Francia, Italia y California, pero en un curso de formación para gerentes de rutas, el profesor nos apuntó que el mejor destino para ir de enoturismo es Sudáfrica. Según él, el secreto es que se hace enoturismo dentro de un safari vinculando así el producto con el paisaje. Quizás este sea mi próximo destino.

P: Es usted una persona joven. ¿Cómo animaría al público joven para que consumiera vino?

Me gustaría que no vieran al vino como un producto de gente mayor. Con un vino se pueden disfrutar muchos momentos, desde abrir un libro o ver una película, hasta mantener una conversación con amigos. Hay vinos muy jóvenes con muy buena salida en el mercado. No tienen tanto toque a madera, están más suavizados y se acercan al consumidor de 25 a 40 años. Hay que probarlos porque si no te gusta uno, no significa que no te vaya a gustar ninguno. Además, les animaría a participar en un curso de cata o en un evento relacionado con el vino. Y luego, relacionado con el concepto de tapa y vino, en la ruta vemos un crecimiento de los bares de vinos, nunca visto en Alicante.

Cuando un destino enoturístico hace que no lo olvides dice mucho de él.

P: ¿Cómo evalúa estos ocho años de funcionamiento de la RVA?

Se aprende mucho de los errores y los obstáculos del camino. Pero, sobre todo, lo que más he aprendido es que los empresarios cuando creen en una iniciativa, lo hacen ciegamente. Cuando hay un producto, un interés y un atractivo, yendo todos en la misma dirección, los proyectos salen adelante. Contamos con empresarios muy activos, técnicos de ayuntamientos muy implicados y gestores públicos que desde el primer momento se han involucrado. Por ejemplo, el Vinouvelle de Villena surgió de un asociado de la RVA. También hemos aprendido que la gente ha de interactuar para que las cosas funcionen. Hace ocho años no se podía ver en una mesa a un representante de un alojamiento, de una bodega, un restaurante y una agencia, y que todos hablasen con el mismo objetivo y la misma ilusión. En estos años, se ha conseguido todo eso.

P: ¿Qué rumbo va a tomar ahora la RVA?

El plan de acción que hemos presentado en la auditoria es muy amplio. Hay muchos eventos por delante y objetivos que cumplir. Este año, a partir del verano, comenzaremos con la formación de los empresarios, junto al Centro de Turismo (CDT). Vamos a seguir con la señalización de los municipios y las empresas. Vamos a seguir invirtiendo. Queremos estar en todos los eventos posibles tanto a nivel nacional como internacional y, provincialmente, en los que la ruta pueda estar físicamente para seguir sensibilizando. Queremos hacer patria en nuestra zona. Y más adelante, se presentará un proyecto de rutas tematizadas muy identificado con la provincia de Alicante.

PARA AMPLIAR ESTA INFORMACIÓN

María José Jover Soro, gerente de la Ruta del Vino Alicante: “Es más fácil promocionar un destino, un conjunto de empresas y un territorio, que ir uno por sí solo” (Parte I)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s