El enólogo Sébastien Boudon imparte una clase sobre vinos rosados en la EPSO

En los vinos catados se comprobó el amplio abanico de colores que puede presentar este tipo de vino. /LBA

En los vinos catados se comprobó el amplio abanico de colores que puede presentar este tipo de vino. /LBA

Iza Święcicka

El pasado miércoles, el enólogo francés Sébastien Boudon de la bodega Lavia perteneciente a la Denominación de Origen Protegida (DOP) Bullas, impartió una clase magistral para los estudiantes del Máster en Viticultura y Enología de la Escuela Politécnica Superior de Orihuela (EPSO) sobre la elaboración de vinos rosados. Francia es líder mundial en la producción de este tipo de vinos con un 30% del total.  Entre los elaboradores destaca la AOC Provence que ha vinificado en 2014, más de 1.300.000 hectolitros, lo que equivale al 5% de la producción mundial. Además, a estas cifras les acompañan los datos sobre el consumo de rosados que en 20 años se han triplicado alcanzándose en 2014 el 30% del consumo total de vinos en Francia, según datos proporcionados por el enólogo.

El objetivo del curso era sensibilizar a los asistentes para demostrar que un rosado puede ser un vino de calidad y alcanzar precios elevados. “Para eso todos debemos esforzarnos para conseguir el nivel de calidad requerido.  Hemos visto al final del curso que la calidad de un rosado es similar a la de un blanco en cuanto a criterios de elaboración del vino, propiedades organolépticas y físico-químicas. La única diferencia es un toque de color”,  apuntó Sébastien Boudon.

El color rosado de los vinos puede obtenerse principalmente en base a dos métodos de la elaboración: el prensado directo de la vendimia y el sangrado que consiste en evacuar una parte del mosto cuando se encuentra en depósito tras haber sido despalillada y estrujada la vendimia. Además, “los vinos rosados tranquilos tienen que ser elaborados de uva tinta, pero hay una excepción donde se puede mezclar uva blanca con tinta, siempre antes de fermentación porque en vino acabado está prohibida por ley”, expuso el enólogo.

LBA Cata Rosados Sebastien Boudon 01

Durante su explicación, Boudon apuntó las diferentes formas de elaborar vinos rosados e insistió en que se parecen mucho a las de los blancos. /LBA

El único vino rosado donde se puede mezclar tinto con blanco, después de la fermentación alcohólica y antes de la segunda fermentación en botella, es el champagne. Está técnica se llama assemblage. “En Champagne las leyes se adaptaron al producto y por ese motivo pueden mezclar vinos”, detalló Boudon.

Sin embargo, como destacó el enólogo  “se debe hacer un esfuerzo en todas las bodegas para intentar considerar al mismo nivel de calidad a un rosado que a un blanco o un tinto. El rosado tiene su sitio en el mercado como vino de calidad y por eso las bodegas tienen que cuidar su elaboración. No tiene que ser un subproducto del tinto.”

La segunda parte de la clase consistió en una cata, donde se probaron las siguientes referencias: los navarros Ochoa 2013 (Cabernet Sauvignon, Garnacha), Gran Feudo 2010 (Tempranillo, Garnacha, Merlot) y Chivite 2006 (uvas tintas); los castellanoleoneses Quinta Clarisa 2013 (Tempranillo) y Tombú 2011 (Prieto Picudo); los vinos de Provenza Terre de Mistral Simone 2012 (Syrah, Garnacha) y Miraval 2013 (Garnacha, Syrah, Cinsault); y el alicantino Cesilla Rosé 2009 (Monastrell, Merlot).

LBA Cata Rosados Sebastien Boudon 12

El enólogo francés considera que el vino rosado no puede ser un subproducto del tinto e insistió en la calidad para conseguir grandes vinos de este tipo. /LBA

De todas estas referencias el enólogo destacó el Terre de Mistral Simone 2013 de Provenza por su perfume y toques florales. “Después el Gran Feudo me ha sorprendido, siendo un 2010. Hemos tenido vinos rosados navarros de buena calidad. Y después en los más viejos, el Cesilia Rosé 2009 y el Chivite sorprenden porque son ejemplos de rosados que pueden envejecer bien.  He echado en falta algún vino de Cataluña porque considero que los catalanes siendo grandes especialistas en cava, también elaboran blancos y rosados de mucha calidad”, apuntó el viticultor.

En 2006, Sébastien Boudon elaboró el primer rosado de Cesilla Rosé con la DOP Alicante, para la bodega Heretat de Cesilla de Novelda, donde trabajó como enólogo desde el año 2004 hasta julio 2014. Esta referencia en la  reciente publicación “Los supervinos 2015” de Joan C. Martín, enólogo y escritor valenciano, obtuvo la máxima puntuación y fue calificada por el autor de belleza real. “Siento que he jugado un papel importante en el rosado de Alicante y me encantaría que otras bodegas siguieran con este modelo porque estoy convencido de que tiene mucho futuro”, apuntó Boudon.

LBA Cata Rosados Sebastien Boudon 17

Los alumnos del Máster siguieron la cata comentada del enólogo Sébastien Boudon con gran interés. /LBA

También subrayó la importancia del turismo en Alicante para el consumo de los vinos rosados de calidad.  “Sobre todo si son vinos con características de blanco y un toque de color. Muy frescos, muy fáciles de beber, al estilo de los rosados provenzales, más que con mucha estructura y 15 grados de alcohol”, aconsejó el enólogo.

El enólogo sigue relacionado con la provincia de Alicante, donde desarrolla su proyecto personal, la bodega Chapó Wines. Sus tres referencias Petit Chapó, Chapó y Grand Chapó, están elaboradas con las variedades autóctonas Garnacha Tintorera y Monastrell, para reflejar la riqueza vitivinícola de esta zona y su autenticidad.

IMÁGENES DE LA NOTICIA

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: