La Master of Wine Sarah Jane Evans clausura la VIII edición del Curso de Sumiller Profesional de Alicante

LBA Clausura VIII Curso Sumiller ECA 41

Imagen de la Master of Wine Sarah Evans junto a los alumnos del curso de Sumiller Profesional de la Escuela de Catas de Alicante. /LBA

Iza Święcicka

La ponencia de la Master of Wine y presidenta del Institute of Master of Wine Sarah Jane Evans clausuró ayer la octava edición del Curso de Sumiller Profesional organizado por la Cámara de Comercio de Alicante conjuntamente con la Unión Española de Catadores y la Escuela de Catas, Maridaje y Análisis Sensorial de Alicante. La última clase magistral dirigida a la nueva promoción de profesionales de la sumillería versaba sobre la vida del sumiller en el siglo XXI.

Como destacó la ponente, durante este siglo todavía habrá sumilleres tradicionales, pero el negocio del vino ha cambiado y por eso la forma de actuar debería diferenciar los sumilleres del siglo XX a los de XXI. Para conseguir este objetivo, Sarah Jane Evans obsequió al público con cuatro consejos. En su opinión, un  sumiller dedicado a su carrera debe viajar, trabajar, estudiar y saber escuchar.

Como apuntó la ponente, viajar a otros países y aprender lo que hay en el mundo del vino es fundamental. “Estamos no solamente en Europa, sino en un mundo global de vinos. Como Master of Wine he pasado mucho tiempo aprendiendo de vinos y doy fe de que los clientes quieren charlar con los sumilleres sobre los vinos del mundo. Entonces, hay que saber lo que hay”, precisó.

En cuanto a su consejo sobre el trabajo, Sarah Jane Evans subrayó que los jóvenes sumilleres han de tener energía, tiempo y deseos para trabajar ya que debe hacerlo cada día. Además subrayó que terminar este curso es solo el comienzo de sus estudios para toda la vida. “Lo que he aprendido como Master of Wine es que, a pesar de siete años de estudios y de adquirir muchos conocimientos, no sé nada. Reconozco la humildad que requiere entrar en el mundo del vino porque siempre hay algo nuevo, siempre tengo que catar algo distinto y siempre hay mucha gente por conocer”, confesó la ponente.

Pero además, hay que escuchar a las personas. “Este es el gran problema de la sumillería en estos días. En un principio es porque hay mucho ruido en los restaurantes. La música y las conversaciones dificultan escuchar a la gente. Sin embargo, se trata de escuchar a las emociones, las palabras que no se dicen y entender lo que quiere la gente”, subrayó Sarah Jane Evans.

También, la Master of Wine compartió con los flamantes sumilleres ocho ideas sobre los retos a los que se enfrenta su profesión. En primer lugar, apuntó la necesidad de aprender inglés porque, gracias a ello, el lugar donde se trabaje será indiferente ya sea Alicante, Madrid, China o Las Vegas. “El idioma del mundo del vino es el inglés y hay que pensar en ello”, matizó la ponente.

En segundo lugar, destacó la aptitud de interesarse por la gente y empatizar con ella. Como anotó, el mundo de la sumillería “no es un negocio de botellas y de líquidos, ni de espirituosos, es un negocio de personas. Mucha gente siente miedo de cómo seleccionar y describir el vino por lo que como sumiller, uno debe ser amigo del vino y del cliente.” Por ello, Sarah Jane Evans aconsejó “recordar lo que tomó el cliente en su visita anterior, aunque sea difícil, pensando en que es como invitar a la gente a la casa de uno”.

En consecuencia, destacó el papel del sumiller como psicólogo. “En muchos casos, parece que es el cliente el que toma la decisión, pero en realidad es el sumiller quien la induce de una manera muy sutil, trabajando la psicología del cliente”, explicó la ponente.

Asimismo, comparó a los sumilleres con los embajadores de los vinos de su región y de su país de procedencia.  “El modelo para mí es Josep Roca que se queda en su restaurante familiar, pero viaja y siempre está preguntado por todo aquello que le interesa. Su estilo de presentar vinos es fascinante y siempre es un amigo que quiere charlar”, ejemplificó la Master of Wine.

Finalmente, Sarah Jane Evans aconsejó a los sumilleres el adecuado uso de las redes sociales en la profesión pero que, sobre todo, tienen que conocer los vinos y sus precios, las historias de las bodegas, así como saber cuidar el vino, usando las mejores copas y teniendo en cuenta que no deben interferir en los aromas del vino con los olores de su atuendo, del perfume o del maquillaje.

Tras la ponencia de Sarah Jane Evans, presentada por el presidente de la Comisión de Formación de la Cámara de Comercio de Alicante Francisco Sogorb, se procedió a la entrega de los premios a la excelencia y de los títulos del curso. Además, intervinieron Carlos Mazón, director de la Cámara de Comercio de Alicante, Silvia Ordiñaga, Directora General de Comercio y Consumo de la Generalitat Valenciana, y José Casal del Rey, Secretario de la Unión Española de Catadores, quienes clausuraron esta edición del curso.

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: