Una mujer, un vino

LBA una mujer un vino 01

En el centro, detalle de la etiqueta de una botella de Vino Dulce para Señoras de la bodega Luis Barceló de Málaga, en el Museo de Esteban de la Rosa en El Campello. /LBA

 Iza Święcicka

“En la época de la primera Constitución española, la Pepa de 1812, de la cual ya hace más de doscientos años, las mujeres no podían ni votar, ni entrar en el Congreso. Sin embargo, algo comenzó a cambiar en cuanto al tema del vino y de la mujer porque apareció un vino dulce para mujeres, si bien no sería hasta finales del siglo XIX cuando empezó a hacerse patente el cambio en la relación de las mujeres con el vino”, relata Esteban de la Rosa, gran conocedor de la historia del vino y propietario de la vinoteca-museo Bodegas Selección en El Campello (Alicante), mostrando uno de sus tesoros, una botella de vino de la década de 1800 etiquetada como “Vino Dulce para Señoras”.

La sociedad patriarcal ofrece roles diferentes para mujeres y hombres. Para el mundo femenino queda reservado el ámbito doméstico y familiar, mientras que para el masculino, el público. En su artículo La mujer y el vino en la literatura: historia de un desencuentro, María Rosa Nadales, escritora y académica de la Universidad de Córdoba, destaca la distinta consideración de la borrachera cuando se trata de una mujer. Según los testimonios citados por la profesora, el vino no sólo se apodera del carácter, sino también de la sexualidad de la mujer. Esta situación no solo pone en peligro su honra, sino también, y sobre todo, la de su marido. Como apunta un refrán popular, “mujer vinosa, mujer lujuriosa”.

La creación de un “Vino Dulce para Señoras” significa, para las mujeres, la conquista del espacio público y el camino hacia su emancipación. Como destaca Esteban de la Rosa, este vino se creó para que las mujeres pudieran tomarlo en los bares, ya que tomar cualquier otro estaba mal visto y no se lo servían. “Al principio, las mujeres no podían entrar en los bares en España, ni con los hombres. Después se les permitió el acceso, pero no podían beber. Finalmente, se elaboró este vino dulce para que las mujeres bebieran”, cuenta el propietario de Bodegas Selección.

El mito del sabor dulce

La botella que data del año 1800 se elaboró  para que las mujeres pudieran beber en los bares puesto que cualquier otra bebida les estaba prohibida. /LBA

La botella que data de principios del siglo XIX se elaboró para que las mujeres pudieran beber en los bares puesto que cualquier otro vino les estaba prohibido. /LBA

Además, esta botella no solo testifica la entrada de las mujeres al mundo del vino como consumidoras, sino que también explica la aparición del mito de que las mujeres prefieren los vinos blancos y dulces. “Se dice que el vino es para mujeres porque es dulce, pero no tiene nada que ver con la condición de ser hombre o mujer. Cualquier persona cuando ha empezado a tomar vinos, lo ha hecho por los más dulces”, destaca Esteban de la Rosa. En su libro Historia del vino, José Peñín apunta que el sabor dulce es el primero que las personas aceptan después de nacer y una de las posibilidades por la cual el zumo de la uva atrajo la atención del ser humano para cultivar la vid y elaborar el vino.

No obstante, el paladar humano evoluciona y aprende a disfrutar de otros sabores. Como matiza el propietario de Bodegas Selección, conforme las personas van entendiendo de vino, prefieren los vinos más secos, tanto hombres como mujeres. “Lo que sucede es que como las mujeres entraron más tarde en el vino, todavía hay más mujeres que les van los dulces, pero solo por falta de práctica, no por el hecho de ser mujer. El hombre lleva más tiempo con el vino y ya ha pasado ese escalón del dulce, semi dulce y brut. Está más adelantado. Pero una mujer que lleve unos años en el mundo del vino, bebe lo mismo”, asegura Esteban de la Rosa.

Y, aunque los informes no recogen datos que relacionen el tiempo de consumo de vino de la mujer con el tipo de vino que consume, sí que marcan una tendencia que relaciona el consumo de vino tinto a diario con la edad de la consumidora: a mayor edad, mayor consumo. Según el estudio La mujer y el vino en España del Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) realizado por Datavin, un 5% de las mujeres menores de 25 años lo consume a diario frente a un 50% de las consumidoras con más de 65 años. Además, este informe apunta que el vino tinto es el preferido por las mujeres, ya que seis de cada 10 mujeres lo toman al menos una vez a la semana y, tan sólo, una de cada 10 lo rechaza. Como confiesa Belén López, profesora de industria alimentaria y consumidora de vino diariamente desde hace seis años, “me gusta más el vino tinto y, sobre todo, la variedad Monastrell por su intensidad aromática. Me atrae mucho más que los vinos blancos o rosados porque, en general, estos me saben muy suaves y con poca intensidad. Estoy acostumbrada a los tintos que son más fuertes.”

Gustos personales

Según el mismo estudio, el consumo de vino blanco o rosado en mujeres es aproximadamente un 3% más elevado que en hombres. Un 40% de las mujeres toma vino blanco una vez al mes, un 33% rosado. Para las consumidoras menos experimentadas, como se describe a sí misma la ingeniera técnica Nuria Poveda la cual tomaba vinos esporádicamente desde hace 10 años, pero que desde hace uno lo hace de una manera más habitual, los vinos blancos y rosados son la primera opción. “En los blancos me gusta que se note el dulzor y que sean afrutados para que tengan un buen beber. Por ejemplo, el K-Naia de la DO Rueda es muy suave de beber y también los vinos austriacos como el Jurtschitsch elaborados con Grüner Veltliner”, cita ejemplificando sus preferencias Nuria Poveda.

Por su parte, la ingeniera agrónoma Juana Reche no tiene una preferencia marcada por un tipo de vino, sino que destaca la calidad y el equilibrio en los vinos tintos, y el color en los blancos y rosados.  “En cuanto a tintos, me gusta tomar siempre los de calidad, entendiendo ésta como que no me produzcan dolor de cabeza  y que tengan un buen sabor, ni a mucha madera ni a mucha fruta, sino equilibrados. Sin embargo, en los vinos blancos y rosados me fijo en el color. Cuanto más pálido, el vino me resulta más llamativo y es más ligero a la hora de beberlo, sobre todo, si no tiene mucho grado alcohólico.  Ahora bien si tiene aromas muy fuertes, me rechaza”, matiza Juana Reche.

De izq. a dcha., Nuria Poveda, Juana Reche, Belén López y Julia Gómez demuestran la heterogeneidad en cuanto a sus preferencias en el mundo del vino. /LBA

De izq. a dcha., Nuria Poveda, Juana Reche, Belén López y Julia Gómez demuestran la heterogeneidad en cuanto a sus preferencias en el mundo del vino. /LBA

Además, como destaca el informe el momento de consumo más utilizado para tomar vino es con las comidas, tanto fuera de casa como en ella. Para Nuria Poveda, el tipo del vino que toma depende de los alimentos que se consuman. “Si tomas carne como secreto ibérico o cosas así, un tinto de crianza pega mucho. Pero para pescados o pasta, con vino blanco o rosado siempre mejor”, declara la ingeniera técnica.

Con su opinión, coincide la bióloga Julia Gómez quien apunta que elige el vino según la situación. Para ella, “durante el aperitivo, un vino blanco fresco y joven, va muy bien, mientras que prefiere los tintos jóvenes a la hora de comer o de tomar un vino a media tarde. Si tienen algo de barrica, perfecto porque ese sabor a madera y a vainilla, más dulce, me llama mucho la atención. Estos vinos no son pesados, se dejan beber y si se combinan con algo de comida estamos ante la situación ideal”.

El filósofo chino Confucio dijo que un viaje de mil millas comienza por el primer paso.  En el caso de las mujeres y el vino, éste ya está dado. Como afirma el sumiller internacional David Doñate en su artículo La mujer completa el mundo del vino, “las mujeres han irrumpido con fuerza y afortunadamente para quedarse. Ahora hombres y mujeres, al unísono, compartirán y disfrutarán las experiencias que proporcionan el vino y su entorno”. El mundo del vino ofrece un abanico de posibilidades: vinos blancos, rosados, tintos; espumosos o tranquilos, dulces, secos; sin crianza y con crianza, envejecidos en barricas, en tinajas o simplemente en botella. Las mujeres ya saben disfrutar y apreciar esta heterogeneidad. Y, como bromea Esteban de la Rosa, “en la actualidad hay bares donde no se permite la entrada de hombres. ¡Fíjate si ha cambiado la cosa!”.

La mujer completa el mundo del vino

LBA David Doñate

David Doñate

Cuenta una vieja leyenda persa que en el año 4.000 antes de Cristo, un ave que surcaba el cielo dejó caer unas semillas a los pies del rey Djemchid. Al tiempo, de esas semillas comenzaron a crecer unas plantas que dieron abundantes frutos (uvas), los cuales fueron recolectados y guardados en el depósito real. Estando allí adentro, las uvas fermentaron de forma espontánea, llenando el depósito con su característico aroma.

Cuando la esposa favorita del rey, como consecuencia de sus celos hacia otra mujer, buscó veneno para suicidarse, llegó hasta el lugar donde fermentaba el oscuro jugo de las uvas. Pensando que era una poción letal, la bebió con la intención de matarse. Momentos después, fue hallada danzando y cantando alegremente, por supuesto, bajo los efectos de lo que había tomado. El rey llamó a esa bebida con el nombre de Darou é Shah, que significa “el remedio del Rey”. De la deformación de esa palabra deriva el nombre de Shiraz, o Syrah, cepaje proveniente de la antigua región de Persia.

Según esta leyenda… la primera persona en saborear y experimentar las bonanzas del vino fue….. una mujer.

Mucho ha pasado desde este momento y la relación de la mujer y el vino no ha sido ecuánime sino más bien desequilibrada e injusta, él nunca estuvo para ella, ella siempre estuvo para él.

Champagne es el perfecto ejemplo de la responsabilidad y buen criterio que ejercieron las mujeres cuando fue necesario. A falta de sus maridos, fallecidos por diversas causas, sus viudas llevaron la gerencia y administración de las bodegas. Lejos de ser meramente continuistas fueron innovadoras y atrevidas. Avances como la limpieza de levaduras por congelación y degüelle se le debe a la viuda Clicquot, la elaboración de champagne sin licor de expedición fue obra de Jeanne Pomery. Nombres como Elisabeth Bollinger, Mathilde Perrier y Elisabeth Salmon forjaron sin duda la base de la denominación de vinos más conocida del mundo.

De todos modos, sin olvidar el pasado, de lo que quiero hablar es del aquí y el ahora.

Un mundo tan amplio y complejo como el del vino tiene infinidad de vertientes y en su consecución interactúan miles de personas y procesos.

En una generación se ha pasado de la ausencia casi total de las mujeres en estos puestos a su presencia absoluta, y en muchos casos de forma brillante.

Nombres como Sara Pérez (Mas Martinet y Venus la Universal), María Larrea (CVNE), Ana Martín (Guitian, Itsasmendi y Terras Gauda) y María Begoña Jovellar (Vega Sicilia) están en la cúspide de la enología. Kasia Romanska, Andrea Alonso y Manuela Romeralo son primeras espadas en cata y sumillería y así podríamos encontrar grandes profesionales en todos los campos relacionados con el vino.

Hay un apartado especialmente importante, la de las mujeres consumidoras. Hoy en día las mujeres se acercan al vino sin miedo, y sus gustos han abierto nuevas líneas que enriquecen la oferta.

El rejuvenecimiento de los vinos, la primacía de fruta sobre madera y el marketing desenfadado han sido maniobras de las bodegas para satisfacer las nuevas exigencias de los consumidores actuales y las mujeres son un alto porcentaje de estos nuevos consumidores.

Las mujeres han irrumpido con fuerza y afortunadamente para quedarse.

Ahora hombres y mujeres, al unísono, compartirán y disfrutarán las experiencias que proporciona el vino y su entorno.

El mundo del vino es ahora un mundo completo, un mundo más justo y tremendamente más atractivo.

¡Únete a nosotros!

David Doñate Martín (Albacete, 1970) es sumiller internacional por la Escuela de Hostelería de Barcelona. Tiene un Máster de Viticultura, Enología y Marketing del Vino por la Universidad de Alicante (UA). Una persona polifacética. Ponente y formador de los Centros de Turismo (CdT) de la Comunidad Valenciana, de la Universidad de Miguel Hernández (UMH) de Elche, de la UA y de la Escuela de Cata de Alicante (ECA), entre otros. Amante del vino y de la cerveza, como refleja el nombre de la tienda de la cuál es propietario, Despensa. Lúpulos y Taninos en Benidorm. Experto en cata, maridajes y elaboración de vinos.

Marzo 2015

Iza Swiecicka LBA[dropcap]S[/dropcap]e acerca la primavera. Los días se alargan. Las temperaturas suben. La naturaleza se transforma. Ya florecen los almendros. Los viñedos, que aparentemente aún descansan, se preparan para despertarse del sueño invernal y dentro de muy poco podremos ver como se vestirán de verde. En pocas palabras, llega el cambio.

Nosotros también hemos cambiado. Hoy la revista La Bodega Alicantina estrena su nueva web. Esta transformación nos plantea una serie de retos. Uno de ellos es llevar las prácticas de las revistas off line al formato on line. Y aunque no son tiempos muy halagüeños para la prensa del ámbito gastronómico, tanto en papel como en digital, como demuestra el ejemplo de la revista Vino+Gastronomía, hemos decidido no tirar la toalla y apostar por la difusión de la cultura del vino, no solo en la provincia de Alicante, donde nacemos, sino también a nivel nacional y mundial, ya que la tecnología derrumba fronteras. El único obstáculo puede ser el idioma y por eso vamos a reanudar también nuestra sección en inglés.

Como un sinónimo más del cambio está el tema que hemos decidido tratar en el número de marzo, las mujeres en el mundo del vino. Empezamos con el reportaje titulado Más que enólogas, donde cuatro fantásticas mujeres, llenas de pasión, que se dedican a la comercialización, la formación y la comunicación dentro del mundo del vino, comparten sus experiencias sobre lo que aportan las mujeres a este universo.

Muchas gracias a sus protagonistas: Laura Muñoz, directora financiera de Casa Rojo, un grupo dedicado a la enología creativa; Elisa Errea, formadora de Wine and Spirit Educacion Trust (WSET) y directora de The Wine Studio; y Cintia Torres y Marichel López Catalá, creadoras de wineandtwits, una iniciativa que une las redes sociales con el mundo del vino y de cual hablaremos en este número en una entrevista aparte.

Además, hemos entrevistado a Nuria Martí Bruña, profesora de Enología de la Escuela Politécnica Superior de Orihuela (EPSO)  e investigadora del Instituto de Biología Molecular y Celular de la Universidad Miguel Hernández (UMH), para hablar sobre su experiencia en la elaboración de vinos y la cata, y a Julia del Castillo, enóloga y directora del concurso Mujer y Vino, el cual se celebrará en Madrid el próximo 26 de marzo. El jurado de este certamen está compuesto únicamente por mujeres profesionales del mundo del vino (sumilleres, periodistas, enólogas, etc.) que valoran los vinos que hayan sido elaborados por bodegas, donde la mujer comparte al menos el 50% de la responsabilidad en las áreas principales de la misma: producción, comercialización,  marketing y administración.

Pero no olvidamos a los hombres, gracias a Esteban de la Rosa, propietario de la vinoteca Bodega Selección de El Campello, conoceremos un poco más la historia del vino para las mujeres. Eso sí, acompañada por aportaciones de ellas mismas. En esta ocasión, muchas gracias por su colaboración a Nuria Poveda, ingeniera técnico agrícola; Juana Reche, ingeniera agrónoma; Belén Rodríguez, profesora de industria alimentaria y la bióloga Julia Gómez. Y también a David Doñate, sumiller internacional, quien compartirá con nosotros su opinión sobre las mujeres y el vino.

Y como el mundo digital nos ofrece la posibilidad de cubrir la actualidad casi al instante, empezamos marzo con la tercera edición del curso Vinos y Viñedos de Francia conducido por David López Lluch, ingeniero agrónomo y profesor de la asignatura Vinos del Mundo que se imparte en el Máster en Viticultura y Enología de la UMH. Una cita pendiente para los amantes del vino.

Como esperamos que vosotros, nuestros lectores, deis un paseo por las páginas de la revista, nos acercaremos al Celler la Muntanya, los vinos de la cual han obtenido muy buenas puntuaciones en la última edición de The Wine Advocate, para ofreceros el tercer paseo por sus microviñas.

¡Empezamos!

Iza Święcicka

Redactora Jefe

La Bodega Alicantina presenta su video-cata sobre vinos de Monastrell

La redactora jefe de la revista La Bodega Alicantina durante un instante de la presentación del vídeo. /LBA

La redactora jefe de la revista La Bodega Alicantina durante un instante de la presentación del vídeo. /LBA

Redacción

El pasado martes, la enoteca Tiza y Flor acogió la presentación del video “Cata de vinos de Alicante variedad Monastrell elaborado y presentado por el equipo de la revista La Bodega Alicantina, con la colaboración de los sumilleres internacionales: David Doñate, Miguel Ángel Garri, Ana Belén Pradas y Pedro Ruiz Belda. La cata fue moderada por la redactora jefe de la revista Iza Święcicka quien agradeció a los bodegueros y a los sumilleres la confianza depositada en este proyecto y su participación. Además, se disculpó por la deficiente calidad de la imagen del video. “Hemos puesto mucho esfuerzo, pero surgieron unos problemas técnicos con la cámara que no pudimos subsanar. No obstante, por su valor didáctico e interés hemos decidido sacarlo adelante para regalárselo a nuestros lectores por Navidad. Esperamos aprender y mejorar en el futuro”, destacó Iza Święcicka.

(más…)

Cata de vinos de Alicante elaborados con la variedad autóctona Monastrell

La Taberna del Gourmet de Alicante gana el certamen Winecanting 2014

LBA Winecanting 2014 00

El sumiller de La taberna del Gourmet Sergio García muestra satisfecho el primer premio Winecanting 2014 que reconoce el apoyo a los vinos alicantinos del establecimiento donde trabaja. /LBA

Iza Święcicka

Ayer La Taberna del Gourmet de Alicante ganó el primer premio de la promoción Winecanting 2014, un concurso organizado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (CRDOP) Alicante para acercar “dos sectores empresariales como la hostelería y el vino que unen a nuestra costa con el interior”, tal y como remarcó el presidente del Consejo Regulador, Antonio Miguel Navarro.  El segundo premio recayó en el restaurante La Sirena de Petrer y, en tercer lugar, se reconoció al restaurante El Capricho de Raquel de Urbanova.

(más…)

David Doñate, sumiller internacional: “El homogeneizar el perfil de los vinos ha aniquilado la personalidad de las zonas productoras” (Parte II)

La Bodega Alicantina David Doñate 04

Texto: Iza Święcicka

David Doñate Martín (Albacete, 1970) es sumiller internacional por la Escuela de Hostelería de Barcelona. Tiene un Máster de Viticultura, Enología y Marketing del Vino por la Universidad de Alicante (UA). Una persona polifacética. Ponente y formador de los Centros de Turismo (CdT) de la Comunidad Valenciana, de la Universidad de Miguel Hernández (UMH) de Elche, de la UA y de la Escuela de Cata de Alicante (ECA), entre otros. Amante del vino y de la cerveza, como refleja el nombre de la tienda de la cuál es propietario, Despensa. Lúpulos y Taninos en Benidorm. Experto en cata, maridajes y elaboración de vinos.

P: ¿Qué destacaría en cuanto al maridaje?

(más…)

David Doñate, sumiller internacional: “Al hablar del vino no hay que discriminar a nadie ni utilizar el lenguaje como una barrera” (Parte I)

La Bodega Alicantina David Doñate 01

Texto y fotografías: Iza Święcicka

David Doñate Martín (Albacete, 1970) es sumiller internacional por la Escuela de Hostelería de Barcelona. Tiene un máster de Viticultura, Enología y Marketing del vino por la Universidad Alicante (UA). Una persona polifacética. Ponente y formador de los Centros de Turismo (CdT) de la Comunidad Valenciana, de la Universidad de Miguel Hernández (UMH) de Elche, de la UA y de la Escuela de Catas de Alicante (ECA), entre otros. Amante del vino y de la cerveza, como refleja el nombre de la tienda de la cuál es propietario, Despensa Lúpulos y Taninos en Benidorm. Es experto en cata, maridajes y elaborador de vinos y cervezas.

P: Ahora la sumillería está muy de moda, pero cuando empezó en 1996 en el CDT de Benidorm no era una profesión tan reconocida. ¿Qué le motivó a hacerse sumiller?

(más…)